top of page

Los gringos pelús

Updated: Aug 2

Una historia por encimita de los orígenes de la revolución de las 13 colonias


“Un largo hábito de no pensar que algo es incorrecto, le da una apariencia superficial de que es correcto, y levanta al principio un clamor formidable en defensa de la costumbre. Pero el tumulto pronto cede. El tiempo convierte más que la razón.”

- Thomas Paine, Common Sense, 14 de febrero de 1776


mapa de las 13 colonias inglesas en Norteamérica
Las 13 Colonias

Antes de que Estados Unidos fuera un montón de estados que están unidos, era un montón de colonias inglesas en Norte América: Connecticut, Delaware, Georgia, Maryland, Massachusetts, New Hampshire, New Jersey, New York, North Carolina, Pennsylvania, Rhode Island, South Carolina y Virginia.


La gente en estas 13 colonias estaban muy felices de ser súbditos de la corona inglesa. Claro, estoy hablando de las personas de ascendencia europea que residían allí. Pero, con todo y eso, estas personas tenían una relación incómoda con su madre patria. En Inglaterra, no los veían como iguales. Ni siquiera la élite norteamericana recibía el respeto que sentían que se merecían. Aún las personas más poderosas, como por ejemplo George Washington, eran vistos como menos. Sí, eran ricos, pero eran mercaderes y no aristócratas de sangre noble ante los ojos británicos. Y los americanos, lo único que querían era su aprobación.


(Por si acaso, me estoy refiriendo a los residentes de las 13 colonias como americanos, porque esta era una de las maneras en que los europeos se referían a las personas que vivían en este lado del mundo. No lo digo en el sentido moderno en el que los estadounidenses se refieren a sí mismos como americanos, como si el resto del continente no existiera).

Retrato de Benjamin Franklin
Benjamin Franklin

En Inglaterra, las 13 colonias no tenían representación. Benjamin Franklin más o menos operaba como embajador, pero era de manera extraoficial. Sin embargo, dentro de las mismas colonias, ellos se gobernaban a sí mismos. Por mucho tiempo, Inglaterra no tuvo ningún problema con este sistema, ya que estaba muy ocupada con otros asuntos en Europa. El status quo era beneficioso para ambas partes.


Todo esto cambió en 1765, cuando el parlamento decretó el Stamp Act. De ahora en adelante, para la compraventa de todo producto sujeto a impuestos, se tenía que comprar un sello postal. A los americanos no les gustó esto. ¿De cuándo acá era el parlamento quien decidía cómo las colonias se gobernaban? Ellos no tenían representación allá. No tenían voz, ni voto. ¿Cómo se creían los ingleses que podían legislar sobre unas tierras que ni conocían? Además, hoy era un sello postal, pero mañana ¿qué más se inventarían? En las colonias se formó un revolú. Entre protestas y persecución de oficiales ingleses, se logró montar suficiente presión para derogar el Stamp Act.

Pero, el mismo día que derogaron el Stamp Act, en el parlamento pasaron una nueva ley, el Declaratory Act, estableciendo que ellos tenían el poder absoluto de pasar las leyes que quisieran sobre sus colonias. Al año declararon un impuesto sobre todos los bienes manufacturados. Las 13 colonias exportaban mucha materia prima, pero importaban de Inglaterra productos ya hechos, como muebles, pintura y té. En otras palabras, el impuesto aplicaba a lo que compraban las colonias, pero no a lo que Inglaterra comprara.


Retrato de George Washington
George Washington

Personas como George Washington, apoyaron en las colonias un boicot general de los bienes manufacturados. La gente se acostumbró a vivir sin los productos importados y se dieron cuenta que no eran necesarios. Ellos mismos podían producir las cosas que antes importaban. Ahora, en Inglaterra, el boicot sí tuvo un gran impacto negativo. Pero la cosa no terminó ahí.


En las colonias, unos comités se formaron que comenzaron a llevar su propia justicia violenta en las calles contra los oficiales ingleses. En respuesta, una brigada del ejército inglés llegó a Boston, y la situación se escaló aún más. La gente le empezó a tirar bolas de nieve a los soldados, quienes entonces dispararon. Mataron a 5 personas en lo que se conoció como la Masacre de Boston.


La tensión duró años y en el otoño de 1773 a Inglaterra se le ocurrió la brillante idea de enviar un exceso de té que tenía el East India Company a las colonias a un precio reducido con un impuesto de 3 centavos por libra. En su mente, esto era un negocio que los americanos no dejarían pasar.

Ilustración del Boston Tea Party
El Boston Tea Party

Pero, en todas las colonias a donde llegaban los barcos, el pueblo reaccionaba con protestas. En algunos casos el té fue enviado de vuelta. En otros, fue guardado en almacenes en vez de venderlo. En Massachusetts, fue un poco distinto. El 28 de noviembre, llegó el primer barco a Boston. El gobernador de Massachusetts era inglés y aunque estaba consciente de los ánimos alzados en Boston, tenía más miedo de las represalias en Inglaterra si no cumplía con el pago del impuesto. Por esto, ordenó que se descargara el té. El 16 de diciembre, el día que se suponía que se pagara el impuesto, un grupo de personas abordó los barcos y descargó todo el té a la bahía. Esto fue lo que se conoció como el Boston Tea Party.


En Inglaterra, este desafío de la autoridad no se tomó muy bien y enviaron una flota de barcos de guerra a Boston. Rodearon la bahía, cerraron el puerto y apuntaron sus cañones a la ciudad. Nombraron a un gobernador militar y lo enviaron con 2,000 soldados. Además impusieron una serie de leyes para subyugar a Massachusetts. A esto, los americanos le llamaron los Actos Intolerables.

Barcos ingleses en el puerto de Boston
Barcos ingleses rodean el puerto de Boston

A las 13 colonias, esto les supo a mierda, porque si podían hacer esto en Massachusetts, lo podían hacer en cualquier otra colonia también. Para ellos, esto era inaceptable. El 5 de septiembre de 1774, por primera vez en su historia, se reunieron 56 delegados de todas las colonias en lo que se conoció como el primer congreso continental. Fueron George Washington, John Adams, John Hancock, Samuel Adams y Patrick Henry, entre otros.


Hasta aquel momento, las 13 colonias eran prácticamente 13 países distintos. El viaje, por ejemplo, de Boston a Philadelphia, (donde se celebró el congreso) tomaba un mínimo de 2 semanas. Las colonias tenían más contacto con Inglaterra que entre ellas mismas. Pero, en ese congreso todos se unieron para hacer un reclamo común. Luego de 2 meses de debate, llegaron a un acuerdo, donde le exigieron a Inglaterra el fin del gobierno militar en Massachusetts, a la misma vez que ordenaron a las colonias a armarse, en caso de que fuera necesario montar una defensa. Sin embargo, a todas estas, el congreso continuaba declarando su lealtad a la corona inglesa. O sea, no estaban hablando de independizarse.

Pero, cuando en febrero de 1775, se enteraron de esto en Inglaterra, lo menos que pensaron fue en lealtad. El congreso continental era un cuerpo ilegítimo, y por ende, no se podía negociar con ellos. Para ellos, lo que estaban haciendo las colonias era una traición.


Enviaron una fuerza militar de mil personas adicionales y 3 generales a Boston para subyugar la rebelión que se estaba formando, antes de que se convirtiera en un problema. Desde los inicios de la colonización en Norte América, cada territorio tenía una milicia local. Ahora, los líderes de las protestas, estaban asumiendo el control de estas milicias.

Batalla de Concord y Lexington
Batalla de Concord y Lexington

Como el sentimiento anti-inglés seguía creciendo en las colonias (en particular en Boston que se encontraba bajo un gobierno militar) Inglaterra decidió que era tiempo de tomar acción. En 1775, los ingleses enviaron a un ejército de 700 hombres a tomar un almacén de armas en Concord, Massachusetts. Paul Revere y otros se enteraron de la órden y viajaron a distintos pueblos a regar las noticias.


El ejército se movilizó. En Lexington, una milicia rebelde salió a encontrarse con los ingleses. Los norteamericanos estaban en una desventaja numérica muy grande y cuando los ingleses le dijeron que se retiraran, hicieron exactamente eso. Pero entonces se escuchó un disparo. Nadie sabe quién fue, ni por qué. Pudo ser un accidente. En respuesta, los ingleses comenzaron a disparar, a pesar de que nadie les había dado una orden. Los americanos dispararon de vuelta. Se desató una batalla hasta que los americanos se retiraron.


El ejército continuó hasta Concord, pero ya se había regado la voz de lo ocurrido en Lexington. Los ingleses se encontraron con una resistencia armada. La batalla dejó 269 ingleses muertos y el resto se tuvo que retirar. La revolución había comenzado.

Batalla de Bunker Hill
Batalla de Bunker Hill

Luego de esto ocurrieron muchas cosas importantes. El congreso estableció un ejército y nombró como general a George Washington. Se dieron distintas batallas, como Bunker Hill. El congreso envió al rey lo que se conoció como el Olive Branch Petition, solicitando que resolviera la disputa. El rey respondió diciendo que ya no había marcha atrás y su ejército quemó el pueblo de Falmouth en Maine.


Ahora, ya la gente en las colonias no sabía ni qué pensar. Hasta este punto, las colonias básicamente solicitaban reformas en la política inglesa hacia ellos. O sea, no estaban pidiendo la independencia. Pero entonces, a principios de 1776 comenzó a circular un panfleto titulado Common Sense (Sentido Común), que argumentaba que las 13 colonias debían independizarse de Inglaterra, que el pueblo se podía involucrar en el gobierno y que no hacía falta un rey. El panfleto, circuló entre la gente y se hizo prácticamente viral. Este escrito tuvo un gran impacto en mover la opinión pública y la de los líderes en las colonias hacia luchar por este ideal.


Presentación de la Declaración de la Independencia
Presentan la Declaración de la Independencia

Para marzo, recibieron noticias de que los ingleses habían retirado sus tropas de Boston y se preparaban para montar una invasión en la ciudad de Nueva York. A las 13 colonias ya no le quedaban opciones para llegar a un compromiso con Inglaterra. Es entonces que decidieorn redactar formalmente una declaración de independencia. Thomas Jefferson escribiría la primera versión, que luego sería enmendada por el Congreso. Sin embargo, el preámbulo se quedó como él lo había escrito. El 4 de julio de 1776, la Declaración de la Independencia fue adoptada por el congreso de las 13 colonias. La guerra, sin embargo continuaría hasta 1783.


Tal vez la línea más conocida de la Declaración es la siguiente: “Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”


Bombardeo de San Juan, Puerto Rico por barcos estadounidenses durante la Guerra Hispanoamericana
Bombardeo de San Juan

Obviamente al leer esto, cabe preguntarse ¿igualdad, vida, libertad y felicidad para quién? Porque no era para las personas esclavizadas, ni para los nativos americanos. No era ni para las mujeres. Más tarde con el expansionismo estadounidense, y la idea del Destino Manifiesto, pasaría a convertirse en un poder imperial tal y como lo que repudió durante su revolución. En 1898, 115 años después de lograr la independencia de Inglaterra, Estados Unidos estaba invadiendo nuevos territorios con la Guerra Hispanoamericana, incluyendo a Puerto Rico.


¿Qué se celebra con el 4 de julio? Porque esa no es la fecha de la independencia. ¿Se supone que sean los principios que se exponen en la Declaración de la Independencia ? No creo que estoy señalando nada nuevo, al mencionar la obvia contradicción entre los valores que Estados Unidos alardea y la realidad colonial de los territorios bajo su dominio, entre otras cosas. Pero también creo que hay otras discordancias que no se limitan a las acciones del gobierno.


Las 13 colonias se rebelaron por un impuesto. Eso fue lo que lo empezó todo. También hay que considerar que no todos los americanos estaban a favor de la independencia. Según nos dice Francisco Moscoso, muchos historiadores creen que en las 13 Colonias, solo ⅓ de la población estuvo a favor de la revolución contra Inglaterra. Así que, me pregunto, aquellos que lucharon en la revolución, ¿eran héroes libertadores o revoltosos que protestaban por cualquier cosa?


Siempre se habla de la parte de la Declaración que habla de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Pero usualmente no se habla tanto de las oraciones que vienen después. Y, creo que esa parte es mucho más interesante:

Declaración de la Independencia
La Declaración de la Independencia

“Para garantizar estos derechos se instituyen gobiernos entre los hombres, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando sea que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos establecidos tiempo atrás; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad. Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; tal es ahora la necesidad que las obliga a reformar su anterior sistema de gobierno. La historia del actual Rey de la Gran Bretaña es una historia de repetidos agravios y usurpaciones, encaminados todos directamente hacia el establecimiento de una tiranía absoluta sobre estos estados”.

 

¡Disponible ya!


Mangle: tomo I

Una fantasía épica en la isla de San Juan Bautista


Para más contenido como este, síguenos en Facebook , en Instagram (@el_cayito) y en Youtube .


Ramitas: cuentos fantásticos en la isla de San Juan Bautista, disponible en Libros 787 , en Amazon (eBook y versión impresa), Casa Norberto, The Bookmark y Huella Local .

 

Fuentes:

-1776, de David McCullough

-The American Revolution, ep. 1, de PBS, https://www.youtube.com/watch?v=hCAWRXfD33I&t=2106s

-The American Revolution, ep. 2, de PBS, https://www.youtube.com/watch?v=1RGbnDWx9aw&t=2249s

-La insurrección de Lares de 1868, de Francisco Moscoso

-Common Sense, de Thomas Paine

-La Declaración de Independencia, https://www.archives.gov/espanol/la-declaracion-de-independencia.html




159 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page