Al lado de Bahía Urbana quemaban brujas, pero whatever

Updated: Nov 6, 2019

Nada enriquece un jangueo más que saber quiénes han sido ejecutados en o alrededor del lugar en el que estás. Por eso, si alguna vez has pasado un Sunday Funday en el callejón de la Tanca, tal vez te interesaría saber que casi en frente, al otro lado de la Norzagaray, ejecutaron al pirata Roberto Cofresí. Y, si alguna vez has volado chiringa en el Morro, tal vez te interesaría saber que en ese campo también ejecutaban a criminales. Detrás de la catedral colgaban los cuerpos. Pero nada te hará disfrutar más de tu jangueo en Viejo San Juan que saber que cerca de Bahía Urbana quemaban gente viva. Brutal, ¿verdad?

El pariseo empezó cuando la Santa Inquisición llegó a Puerto Rico con el obispo Alonso Manso. Él llegó a Caparra en el 1513 y se fue indignado en el 1516. La vida en la pantanosa aldea de Caparra era difícil y los residentes no tenían el tiempo ni el interés en las prácticas religiosas. Tenían preocupaciones más pertinentes, como los asedios indígenas y la malaria. No le querían ni pagar el diezmo a la iglesia. ¡Imagínate! Por eso, cuando el obispo regresó a Caparra en el 1519, llegó con el título de Inquisidor. A ver si así le hacían caso porque ahora tenía el poder para aplicar castigos (que podían ser “leves” o “severos”) a todos los que fallaran a su autoridad.


Ahora que sabemos que la Inquisición llegó hasta Puerto Rico, voy a brincar entonces a los 90’s, específicamente al año 1591. Para aquel entonces el obispo de San Juan era un monje franciscano llamado Nicolás Ramos Santos. Alonso Manso murió 52 años antes, pero la Inquisición seguía.



Pues ese año (1591) hubo un incidente en el que sorprendieron a un grupo de esclavos yorubas en las afueras de San Juan, celebrando algún tipo de ritual, que no era cristiano. Eso era como la peor ofensa en aquella época. Esto es lo que alegaba el obispo (disculpen la ortografía, pero así está escrito en la Carta del arzobispo de Santo Domingo a S.J. en su Real Consejo de Indias sobre lo ocurrido en San Juan de Puerto Rico con Algunos negros Hechizeros, siendo el obispo de aquella isla.):


Siendo obispo de Puerto Rico descubri una gran compañía de negros y negras brujos que trataban y se tomaban de El demonio en su figura de cabron y Renegaban cada noche delante dél dedios y de su sancta maría y de los sacramentos de la madre sancta yglecia. Afirmando que no tenían otro dios ni creyan sino en aquel demonio y con siertas vmpciones se ivan a vnos campos a Hacer esos exercisios.


Así que parece que le estaban orando al cabrón demonio. Tengo que asumir que era alguna figura yoruba, que los católicos decidieron tomar como el huelebicho de Satanás. Eso pasa. El obispo Ramos Santos dijo que hizo justicia y algunos fueron azotados y desterrados. Entre ese grupo que apresaron, los amos de tres esclavas apelaron el juicio del obispo. Pero durante el proceso de apelación, las volvieron a coger (a esas tres) haciendo lo mismo otra vez. Parece que no aprendían. Les copio un poquito más de la carta, para que tengan una idea de lo intensa que se puso la cosa:


...durante la apelación del destierro tornaron las tres que abian abjurado a Reincidir y ser Relapsar como consta de su propia confesion, voluntaria, sin tormento, ni amenaza y también por provanza de muchos testigos.


Se pasaron de la raya. Habían reincidido y relapsado. En fin, el obispo, dejándose llevar por el capítulo ad abolendam de hereticix, ordenó que se quemaran las tres mujeres acusadas de ser brujas en la hoguera. No sé lo que dice el capítulo ad abolendam de hereticix, pero tengo que imaginarme que dice algo sobre quemar brujas en la hoguera. Normal.



Esta hoguera de la que hablan era el quemador de la Santa Inquisición y se encontraba cerca de una charca entre unos manglares al sur de la isleta (antes había manglares al sur de la isleta, hoy día es todo muelles). Esta charca quedaba al este de un pequeño islote que antes existía allí al que llamaban la Isla del Carbón. En algún punto en nuestra historia, San Juan se expandió mediante relleno y ese pequeño islote fue absorbido por el resto de la isleta. Al este de ese relleno hoy día quedan unos muelles. Uno de ellos hoy día es Bahía Urbana. La charca en la que quemaron a las “brujas”, que luego se conoció como la Charca de las Brujas, quedaba donde está el muelle justo al lado de Bahía Urbana, el muelle 9 (Pier 9).


Y por si acaso, la razón por la que tenemos esta información, la razón porque la carta existe, no es por alguna preocupación sobre la violación de derechos humanos o algo así. La carta, enviada al rey Felipe II en el 1594, se escribe a la defensiva, porque los dueños de las esclavas reclamaban que debían ser remunerados por su propiedad perdida. Los esclavos no eran seres humanos, eran propiedad. El obispo explicó que él hizo lo que tuvo que hacer por causa de la Santa Inquisición y que no se les tenía que pagar nada a esos dueños por su propiedad. Acuérdate que las cogieron rezándole al mamao de Lucifer. El obispo tenía la conciencia limpia. Él hizo lo que tenía que hacer. En este caso fue quemar gente viva, pero whatever.


Mapa sobrepuesto sobre imagen actual de la isleta, para referencia.

Referencias:


Coll y Toste, Cayetano. Boletín Histórico De Puerto Rico. Vol. 3.


García Kino. ¿Qué pasó En Puerto Rico Del 1493 a 1900? Palibrio, 2014.


Lamarche Sebastián Robiou. Piratas y Corsarios En Puerto Rico y El Caribe. Editorial Punto y Coma, 2018.


Torres, Juan. “Queman a Tres Brujas.” Historia De Puerta De Tierra (San Juan), http://www.puertadetierra.info/indicehist.asp.

481 views

Cuentos fantásticos en la

isla de San Juan Bautista

¡A la venta ya!

Subscríbase a nuestro boletín:

Andrés Sanfeliú Cruz - info@elcayito.com - San Juan, PR - diseñado por Sanfeliú Design (2019)