SI ES CAMPECHE, TIENE QUE SER BUENO

Updated: Jun 6


"Retrato de la madre del artista" por José Campeche

Ayer se reportó la gran noticia de que una pintura atribuída a Francisco Goya, era realmente del artista puertorriqueño José Campeche. Pero ¿cómo fue que nuestro ilustre artista logró destronar al gran pintor español? O, poniendo el orgullo boricua a un lado, y formulando la pregunta de una manera más objetiva, ¿cómo fue el proceso de investigar y descubrir quién fue realmente el creador de esta obra? Afortunadamente, esta discusión de llevó a cabo en un respetado foro de arte, en la internet. Los nombres de las personas que comentaron los incluyo en bold, para hacer más fácil la lectura.

La investigadora Fátima Vicente de Cordero, de la Universidad de Navarra, se dio cuenta de que dos cartas de Francisco Goya, que acompañaron la venta del “Retrato de la madre del artista” (Barber Institute of Fine Arts), eran fraudulentas. Esta fue la primera pista de que la obra estaba mal atribuida. Vicente de Cordero entonces recurrió a la respetada plataforma en línea Art Detective, buscando ayuda para identificar el verdadero autor. La investigadora sospechaba que la pintura no se hizo en España, postulando en vez que debía ser de origen mexicano. Un análisis en el 2012, de Xavier Bray del Dulwich Picture Gallery, propuso al artista español Francisco Folch de Cardona, asociado con la Academia de San Carlos.


Lo primero que señaló Jacinto Regalado fue que Folch de Cardona nunca trabajó fuera de España. Vicente de Cordero respondió que no pensaba que fuera de su mano, sino de algún aprendiz suyo. También dijo que no pensaba que fuera de la Academia de San Carlos, ya que ellos tenían una base muy fuerte en el dibujo, y la pintura demuestra errores en perspectiva. En vez, creía que la pintura podía ser de un pueblo donde se veneraba a la Virgen de la Soledad que se puede apreciar en el broche, como Puebla u Oaxaca.


Regalado entonces preguntó que qué evidenciaba que la obra se pintó fuera de España También cuestionó que si las cartas eran falsas, que por qué no se creía que la pintura también lo fuera. Marion Richards, Manejadora de Art Detective, en este punto, señaló que la representación de la Virgen de la Soledad más parecida a la de la obra, en alguna otra pintura en el siglo 18, era de Puerto Rico. Preguntó si creían que era de México por la manta amarilla y el peinado de la mujer.


Vicente de Cordero respondió que el peinado y la vestimenta no necesariamente identificaban el lugar de origen, ya que España tuvo tanta influencia en las colonias. Por eso, en vez, estudió el canvas. Estaba cortado muy cerca del borde y estirado con mucha fuerza, algo común en México, porque los materiales eran tan caros que tenían que aprovecharlos al máximo. Además, identificó un color rojo en el fondo. Una técnica común en México, era aplicar una capa rojiza de óxido de hierro en las pinturas. Acerca de representaciones similares de la Virgen de la Soledad, dijo que solo pudo encontrar dos. Una del artista mexicano Nicolás Rodríguez Juárez (1666-1734) y la otra del puertorriqueño José Campeche (1751-1809).


Lo más atrás que pudo llegar en el rastro de las adquisiciones fue a 1925, cuando Fernando de Barón y Martínez de Agulló se la vendieron a Joaquín Ignacio de Arteaga y Echgüe, XVIII duque del Infantado. Sobre esto, Regalado comentó que Fernando de Barón fue una figura política prominente en Sevilla, con posición similar a la de un Primer Ministro, y que estuvo muy vinculado con la Exposición Ibero-Americana de 1929 (de hecho fue el Comisario Regio de la misma, destacó Vicente de Cordero), una especie de Feria Mundial, donde participaron múltiples antiguas colonias españolas, como México.


Aquí Regalado postuló que tal vez el artista fue español, trabajando en la Academia de San Carlos. A lo que Vicente de Cordero recalcó que, aunque era posible, la razón por la que esta Academia se había descartado era por los errores de perspectiva.


Richards, quien contactó al Dr. Michael Brown, curador de Arte Europea en el Museo de Arte de San Diego, y experto en retratos mexicanos, y lo citó:


“Viendo la pintura de Barber, inmediatamente pensé en José Campeche, quien fue el artista principal en Puerto Rico a finales del siglo 18. Favor referirse al retrato en la Colección Thoma (Chicago), que incluye un broche similar de la Virgen de la Soledad. Creo que la pintura de Barber debe ser de este mismo periodo, tal vez poco después del 1800. La silla es similar a otro retrato por Campeche de 1805.”


Regalado compartió algunos datos biográficos de Campeche y luego añadió “Si esta imagen es de su autoría, es uno de sus mejores retratos, porque el énfasis está en la caracterización, en vez de en elementos externos relacionados al estatus socioeconómico de la persona.” Destacó que aunque su obra se concentró mayormente en imágenes religiosas, sus retratos demuestran que era muy capaz de pintar uno como este.


Richards aquí comenta, citando las expresiones de la Dra. Rosario I. Granados, Curadora Asociada de Marilynn Thoma, Arte de las Américas Españolas en el Museo Blanton de Arte, de la Universidad de Texas en Austin, quien dijo: “Me encantó la pintura y me intrigó mucho, pero no puedo apoyar la atribución a un artista mexicano. Los rasgos faciales, el lazo en la cabeza, la manta y hasta las manos, me hacen pensar más en un artista colonial americano. En este caso, podría estar relacionado a un origen en New Orleans. Sin embargo, un broche similar aparece en una pintura en la Colección Thoma, atribuida al artista José Campeche. Él era un experto en retratos. Esa línea de investigación vale la pena ser explorada.”


Regalado respondió que el artista más talentoso de New Orleans en aquella época fue José Francisco Xavier de Salazar y Mendoza (1750-1802), de origen y educación mexicana. Sin embargo, señaló, no tenía la habilidad de Campeche. Entonces, apuntó a la posible influencia del artista español Luis Paret y Alcázar, quien estuvo exiliado unos años en Puerto Rico, y podrían explicar la similitud a Goya.


Aquí entonces Whaley Turco entró en la conversación, opinando que la pintura debe ser una falsificación. El rostro y la vestimenta están muy bien realizados. Se nota que la mujer viste la ropa, y no que la ropa está simplemente puesta encima. Pero, sus manos se ven artríticas y que están agarrando la ropa. Pregunta qué cliente desearía que esto se destaque en un retrato. Pareciera que la persona está parada y no sentada, y cuestiona por qué la silla se ve como se ve. Dice que esto parecería una pintura influenciada por Cezanne, un artista que vivió mucho después de Campeche. Dice que detalles extraños como estos apuntan a una falsificación.


Ya para este punto, ambos Xanthe Brooke (antigua colaboradora del Museo de Liverpool) y Richards coincidieron en que este asunto se debía dar por terminado y que la pintura se le debía atribuir a José Campeche.


Pero, antes de cerrar el tema, Mark Wilson comenta, respondiendo a los cuestionamientos de Turco.

"Retrato de Campeche" de Ramón Atiles

“Me pregunto si la atribución a José Campeche y Jordán se hace más porque era el artista más prominente en el área de dónde las razones técnica sugieren que se creó la pintura, más allá de por las similitudes a sus trabajos existentes. Ciertamente, la pintura de la cara y pelo y vestimenta, se ven más finos que en cualquiera de sus otras obras que puedo ver- hasta más que en su autoretrato.


Creo que las manos están muy bien pintadas también, pero como apuntó Whaley Turco, claramente son las manos de una persona con artritis severa, hinchadas y arrugadas. Esto mismo podría explicar la pose incómoda, casi de pie. Las personas con artritis muchas veces tienen que sentarse sobre varias capas de cojines para mantener sus piernas más derechas y reducir el dolor en las rodillas. Podrías argumentar que el rostro también denota señas de dolor crónico, y la insignia de María en duelo podría indicar el deseo de demostrar sufrimiento.


Eso dicho, no tengo otro candidato alterno para un pintor de la región y la época, que no sea Campeche. Si es él, un posible sujeto sería su propia madre. A diferencia de la aristocracia que formaban la mayoría de sus modelos, aquí no habría un límite en la cantidad de veces que podría posar para la pintura, o el cuidado que se le podría dedicar a la pintura. Además, podrías argumentar que hay similitudes faciales con su propio retrato y que la gran manta amarilla se parece a la manta esperancera de las Islas Canarias, de donde era su madre. No pude encontrar una fecha de muerte para su madre, sin embargo un pedimento de las dos hermanas de Campeche, luego de su muerte en 1809, (al final de esta página):


http://buzonurbano.blogspot.com/2010/10/jose-campeche-vida-por-alejandro-tapia.html


aclaran que aún estaba viva en 1780, luego de la muerte de su esposo, y que su hijo la apoyaba. Como alternativa, la pintura podría ser de una de sus hermanas.”


Luego de esto, el Barber Institute of Fine Arts, determinó que la atribución a José Campeche debía ser aceptada. La misma también fue sugerida independientemente por Guillaume Kientz, Director de la Sociedad Hispánica en New York. Art Detective igualmente dio por concluída la discusión y aceptó la atribución.

Me pregunto si la teoría de que la modelo estuviera sentada sobre unos cojines, explica la observación de Vicente de Cordero de los errores en perspectiva. De todos modos, es impresionante que a través de la discusión, uno de los temas que se repite es que el único artista en este lado del mundo con la habilidad para pintar una obra de tal calidad, fue José Campeche. Este hallazgo sin duda pone en alto el nombre de nuestro gran artista. Ahora, ¿será esto suficiente para despertar un interés en recuperar sus obras robadas?

Para más contenido como este, síguenos en Facebook , en Instagram (@el_cayito) y en Youtube .

Ramitas: cuentos fantásticos en la isla de San Juan Bautista, disponible en Libros 787 y en Amazon (eBook y versión impresa).



Referencias:


-Cordero, Fatima Vicente. “Completed Continental European after 1800, Continental European before 1800, Dress and Textiles 33 Comments Who Painted This Portrait, Once Thought to Be by Goya? Could the Sitter Have Belonged to a Well-Known Mexican Family?” Visit Art UK Website, www.artuk.org/artdetective/discussions/discussions/who-painted-this-portrait-once-thought-to-be-by-goya-could-the-sitter-have-belonged-to-a-well-known-mexican-family/search/keywords:goya.


-Cultura. “Sorpresa Con Un Cuadro Atribuido a Goya: Desvelan La Verdadera Autoría De La Obra.” El Español, El Español, 3 June 2021, www.elespanol.com/cultura/arte/20210603/sorpresa-cuadro-atribuido-goya-desvelan-verdadera-autoria/586191758_0.html.


-“Jose Campeche - Vida Por Alejandro Tapia y Rivera.” MADM, buzonurbano.blogspot.com/2010/10/jose-campeche-vida-por-alejandro-tapia.html.


-Malvern, Jack. “No Goya, No Problem: Miscredited Painting Is Still a Rare Find.” News | The Times, The Times, 2 June 2021, www.thetimes.co.uk/article/no-goya-no-problem-miscredited-painting-is-still-a-rare-find-2m85z3s0l.


748 views0 comments

Recent Posts

See All